Células de Carga

Las células de carga Filntec son de alta precisión y de construcción duradera. Nos enorgullece la calidad de nuestros productos y el servicio que ofrecemos. Nuestros sensores son disponibles a nivel mundial. Si su aplicación requiere de soluciones a medida, la experiencia de nuestros ingenieros puede serle de ayuda.

¿Qué es una célula de carga?

Una célula de carga es un sensor electromecánico utilizado para medir fuerza o peso. Dispone de un diseño simple pero efectivo que se basa en la transferencia entre un esfuerzo aplicado, la consecuente deformación del material y el flujo de electricidad. Son dispositivos increíblemente versátiles que ofrecen un rendimiento preciso y robusto en una amplia gama de aplicaciones. No es de extrañar que se hayan convertido en elementos esenciales para muchos procesos industriales y comerciales, desde la automatización en la industria de la automoción hasta el pesaje de su compra en cajas de supermercado. A medida que la tecnología avanza, surgen nuevas y emocionantes aplicaciones que pueden beneficiarse del uso de células de carga. Los nuevos avances en robótica, hápticas y prótesis médicas, por nombrar algunos, necesitan formas efectivas de medir esfuerzos y pesos. Nuevos tipos de células de carga son continuamente desarrollados para poder satisfacer las necesidades de estos mercados emergentes y en continua evolución.

¿Tecnología de una célula de carga?

Una célula de carga típica consta de dos partes: el cuerpo principal y un circuito eléctrico conectado. El cuerpo principal soporta el peso o la fuerza y ​​representa la mayor parte de la célula de carga. Por lo general, se fabrica con acero o aluminio de alta calidad, lo que garantiza la fiabilidad mecánica y una distribución de tensiones predecible e uniforme.

El circuito eléctrico se encuentra dentro de la célula de carga, firmemente unido al cuerpo principal. El circuito incluye galgas extensiométricas que son componentes especiales del circuito, diseñados para detectar las deformaciones.

Las galgas extensiométricas consisten en un conductor eléctrico, en forma de alambre o fina lámina, dispuesto en un patrón de zig-zag. Este patrón las hace sensibles a la tracción y compresión a lo largo de su longitud, pero insensibles en todo su ancho. De tal manera pueden posicionarse con precisión para detectar fuerzas a lo largo de direcciones principales. Por ejemplo, las células de carga tipo Viga tienen sus medidores de tensión colocados en un ángulo de 45 grados con respecto al eje de carga, a fin de maximizar la detección de la tensión de corte que corre a través de la célula de carga.

Como funcionan las células de carga

Cuando usamos células de carga, un extremo generalmente es fijo a un marco o base, mientras que el otro extremo es libre para poder aguantar el peso o el elemento receptor de peso. Cuando se aplica fuerza al cuerpo de la célula de carga, esta flexiona ligeramente por efecto del esfuerzo, similar a lo que le sucede a una caña de pescar cuando un pescador engancha un pez. Sostiene la caña con sus manos mientras el pez aplica una fuerza en el otro extremo a través de la línea. El resultado es una caña de pescar curvada.

Al ocurrir este fenómeno en la célula de carga la deformación es muy sutil. Debido a que el circuito de galgas está firmemente sujeto a la célula de carga, este se deforma al unísono con el cuerpo principal. Según ocurre la resistencia eléctrica del circuito se altera proporcionalmente al estiramiento del cable. Gracias a la electrónica de acondicionamiento de señales podemos obtener una señal de salida proporcional a la fuerza aplicada.

Protección ambiental

Dependiendo de la configuración, una célula de carga puede encontrarse en condiciones ambientales muy diferentes. Obviamente una sala limpia dentro de un laboratorio médico difiere completamente de la parte inferior de un camión de minería a cielo abierto, sin embargo en ambas situaciones las células de carga son la solución más efectiva. Por lo tanto, es importante que estén adecuadamente protegidas de los agentes ambientales, para garantizar un rendimiento duradero para las condiciones de uso previstas.

La mayoría de las células de carga están selladas. Esto significa que las cavidades se llenan con un material de resina o epoxi que cubre por completo los componentes electrónicos. Esto ayuda a proteger los circuitos de daños externos y de la humedad, además de ayudar en la disipación del calor.

Algunas células de carga cuentan con sellos herméticos para una mejor protección ambiental. Un sello completamente soldado proporciona una carcasa hermética y robusta, capaz de enfrentarse a los entornos más desafiantes.

Los certificados ATEX y FM están disponibles para algunas células de carga. Estos certificados garantizan que es apropiado utilizarlas en entornos potencialmente explosivos sin riesgo de chispas. Ideal para actividades que liberan gases o vapores inflamables, como la pulverización de pintura sobre vehículos o lugares de trabajo en los que se manejan polvos orgánicos finos como harina de grano o madera.

Precisión de la célula de carga

Diferentes tareas requieren diferentes grados de precisión. Una báscula médica que mide dosis de medicamentos obviamente necesita tener una resolución mayor que una báscula industrial que pesa grandes cantidades de grava o arena. Para ello encontrará diferentes tipos de células de carga capaces de ofrecer distintos niveles de precisión y capacidad, para adaptarse a diferentes aplicaciones.

Existen normas y acuerdos internacionales que tienen como objetivo proporcionar control de calidad sobre el pesaje y los equipos de medición de fuerza. La idea es que dicha regulación ayude a promover la armonía entre diferentes jurisdicciones, facilitando el comercio y la actividad económica.

A nivel internacional, la Organización Internacional de Metrología Legal (OIML) gobierna dichos reglamentos metrológicos, y en los EE. UU. el Comité de Evaluación Nacional de Tipo (NTEP) realiza la misma función.

Muchas actividades comerciales en las que el producto se vende por peso, requieren de equipos de pesaje legalizados para el comercio. Estos equipos son certificados por las autoridades pertinentes (OIML, NTEP o normas nacionales) para su uso en dichas aplicaciones. Por lo general, para básculas de pesaje comerciales, estarán certificadas para una clase C3 según OIML.

Las células de carga con certificación OIML o NTEP son adecuadas para aplicaciones legales como transacciones comerciales. En ocasiones tendrán tanto certificación OIML como NTEP, en otras solamente una, según el mercado o la región en la que se comercialice.

Fuera de estas certificaciones, las células de carga están etiquetadas para uso genérico (GP). Estas no están certificadas pero a menudo ofrecen niveles similares de precisión, ideales en situaciones donde las regulaciones legales para el comercio no aplican.

Instalación y uso

El rendimiento de una célula de carga depende de muchos factores, entre estos están su correcta instalación y alineación. A menudo se dice que una célula de carga es tan buena como lo es su montaje. Por ello es importante seguir cuidadosamente las recomendaciones del fabricante para obtener las mejores prestaciones de su dispositivo y garantizar un uso seguro y duradero. Estas recomendaciones a menudo incluyen información sobre el correcto montaje y alineación de su célula de carga, la selección apropiada de tornillería y sujeciones, el uso de accesorios de montaje, accesorios electrónicos y procedimientos de calibración.

Trabajar estrechamente con su proveedor de células de carga le permite elegir la mejor estrategia y producto para satisfacer sus necesidades, el soporte continuo le dará la certeza de que su solución es la más efectiva y duradera.

FAQs

Mi aplicación es única, ¿Puede Flintec ayudarme?

Sí – hemos trabajado con algunas de las empresas más grandes del mundo, ofreciendo soluciones personalizadas, acreditadas y globales en medición de fuerza.

Tenemos un gran equipo de ingenieros experimentados para guiarle en el proceso de especificación, diseño, acreditación y fabricación, independientemente de su localización.

Todas nuestras células de carga y sistemas diseñados están respaldados por nuestros estándares de calidad, lo que permitirá obtener aplicaciones de alta precisión, robustez, fiabilidad y certificación.

¿Por qué elegir una célula de carga Flintec?

Nuestras células de carga son fabricadas con la más alta calidad, asegurando que su aplicación sea fiable, precisa y robusta.

Nos enorgullece el servicio que ofrecemos. Siempre ponemos nuestros clientes primero y en cualquier momento será capaz de contactar con un representante de Flintec para hacer un pedido o hablar de sus necesidades.

Nuestra historia

Flintec nace en 1968 de la innovación de dos ingenieros suecos que establecen una compañía de diseño de  básculas de pesaje. En un principio el negocio iba dirigido solamente a la creación de básculas con celulas de carga únicas, posteriormente empezó su expansión para incorporar el diseño y fabricación no solo de  básculas, sino también de celulas de carga.

Hemos recorrido un largo camino desde 1968 que nos ha llevado a tener una reputación a nivel global de celulas de carga encapsuladas herméticamente de alta calidad, reconocidas por su precisión, exactitud y fiabilidad.

Venta de celdas de carga con envíos a nivel mundial

Tenemos almacenes colocados de manera estratégica para abastecerle en cualquier rincón del mundo y entregarle el pedido lo más rápido posible. Utilizamos tanto transporte marítimo como terrestre para enviar nuestros productos desde nuestras instalaciones en EEUU, Alemania, UK, Brasil y Sri Lanka.